Razonamiento Emocional: Cuando tus emociones crean tu realidad - Psicologa infantil, adolescentes y adultos. Donostia
1341
post-template-default,single,single-post,postid-1341,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Razonamiento Emocional: Cuando tus emociones crean tu realidad

razonamiento-emocional

¿Qué es el razonamiento emocional?

 

El razonamiento emocional implica pensar en relación a las sensaciones y emociones que estamos sintiendo en un momento dado.

Se trata de una distorsión cognitiva que nos lleva a la conclusión de que nuestra reacción emocional define nuestra realidad. En este sentido cualquier evidencia de la realidad pasa a ocupar un segundo lugar por detrás de nuestros propios sentimientos. Nos resulta mucho más sencillo tomar una decisión cuando nos basamos en sentimientos que cuando nos basamos en hechos concretos.

El peligro del razonamiento emocional está bien claro ya que cuando creemos que lo que sentimos es verdad, caemos en el error de juzgar la realidad desde ese prisma. En este sentido podemos sentirnos tristes por haber suspendido un examen y el razonamiento equivocado al que nos conduce este estado emocional es pensar que no valemos para estudiar.

Si nos creemos este pensamiento, que ha nacido como consecuencia de un estado emocional pasajero, es posible que nos desanimemos y acabemos abandonando los estudios que estamos cursando.

Como podemos ver, el razonamiento emocional nos lleva a distorsionar la realidad en función de cuáles sean nuestras emociones en un momento determinado.

¿Qué ocurre si las emociones son positivas?

 

El razonamiento emocional no ocurre únicamente ante emociones negativas, sino que también es posible que determinadas emociones positivas nos lleven a distorsionar la realidad, con el peligro que ello conlleva.

Siguiendo con el ejemplo del examen anterior, es posible que hayas aprobado sin apenas estudiar y como consecuencia sientas alegría y euforia. Este estado emocional positivo te puede llevar a creer que tienes mucha más capacidad de la que pensabas y cometas el error de estudiar todavía menos para el siguiente examen.

Lo realmente curioso del razonamiento emocional (tanto con las emociones positivas como con las negativas) es que nos impide cuestionarnos que eso que estamos sintiendo es cierto.

No debemos olvidar que el razonamiento emocional se basa fundamentalmente en sentimientos que reflejan pensamientos y creencias pero nunca son la realidad. Los pensamientos y sentimientos son pasajeros, de igual manera que llegan también desaparecen. Sin embargo la realidad permanece inalterable con independiencia de cuáles sean nuestras creencias y sentimientos en un momento dado.

Razonamiento emocional y su relación con la salud mental

 

La ansiedad y depresión son dos alteraciones del ánimo que guardan una gran relación con el razonamiento emocional ya que las peronas que las padecen tienden a percibir la realidad bajo el prisma de estos trastornos.

Razonamiento emocional y depresión

 

El razonamiento emocional está muy relacionado con los procesos depresivos. Las personas con depresión suelen razonar de manera emocional negativa ante cualquier evento de sus vidas. Si han fracasado o fallado en algo en el pasado, tenderán a sentirse responsables ellos mismos por su falta de capacidad y posiblemente dejarán de intentarlo en el futuro, reforzando esta conducta aprendida. Todo ello les lleva a sumergirse cada vez más en la espiral de emociones y sensaciones negativas en la que se encuentran atrapados.

Esta manera de pensar que tienen las personas deprimidas está muy relacionada con el concepto de indefensión aprendida, que explica que la sensación de impotencia ante la imposibilidad de escapar de una determinada situación es algo que se aprende.

Razonamiento emocional y ansiedad

 

Al igual que ocurría con la depresión, las personas con ansiedad tienden a razonar emocionalmente ante una gran cantidad de situaciones. Esta forma de razonar y de ver peligros donde no los hay les lleva a incrementar su ansiedad y a potenciar todavía más el razonamiento emocional negativo, entrando en un bucle de pensamiento del que les resulta muy complicado salir sin ayuda.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el razonamiento emocional?

 

Cualquier terapia de corte cognitivo-conductual puede ayudarnos a no dejarnos llevar por el razonamiento emocional. Por un lado la parte cognitiva permite que los pacientes aprendan a evitar las distorsiones cognitivas, a identificar los pensamientos automáticos y a no caer en los sesgos y errores del pensamiento. Por otro lado el aspecto conductual les ayuda a realizar conductas útiles, adaptativas e importantes para su vida con independencia de los sentimientos que se estén produciendo en un momento determinado.

Otra herramienta que resulta muy útil para el tratamiento del razonamiento emocional es la meditación y concretamente el Mindfulness. Existen distintas meditaciones activas que siguen los principios del Mindfulnes y que tienen como objetivo observar los pensamientos como nubes que pasan sin implicarnos ni relacionarnos con ellos. Al igual que con los pensamientos se puede hacer lo mismo con las emociones al observar cómo llegan a nosotros, mueven algo en nuestro interior y si no hacemos nada para alimentarlas, acaban desapareciendo al igua que los pensamientos.

Y por último una frase muy útil para tener en cuenta en determinados momentos: “Nunca tomes una decisión permanente como consecuencia de un estado emocional pasajero”.

Please follow and like us:
Facebook
1Comentario
  • Guadalupe Carbajal Arteaga
    Posted at 23:18h, 03 mayo Responder

    Claro después de la tormenta viene la calma

Deja tu Comentario

Política de privacidad *

Soy Pilar San Policarpo del Val y seré la responsable de tus datos, tus datos se guardarán mi hosting 10DENCEHISPAHARD, S.L. Podrás ejercer Tus Datos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir en pilarsanp@cop.es. Si quieres más información visita mi Política de privacidad.