Qué es la Inteligencia Emocional y cómo puedes desarrollarla - Psicologa infantil, adolescentes y adultos. Donostia
1248
post-template-default,single,single-post,postid-1248,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Qué es la Inteligencia Emocional y cómo puedes desarrollarla

Orígenes del término Inteligencia Emocional

El término “Inteligencia emocional” fue utilizado por primera vez por Wayne Payne en 1985. Sin embargo realmente se popularizó gracias al libro “Inteligencia emocional” de Daniel Goleman publicado en 1995.

Se trata de un concepto esencial para comprender la orientación que ha tomado la psicología en el ámbito de la inteligencia en los últimos años.

Desde siempre hemos asociado el Cociente Intelectual (IQ) como un predictor del grado de éxito que una persona obtendrá en la vida. Sin embargo se ha demostrado  que el éxito o la felicidad no guardan ninguna relación con el hecho de tener un Cociente Intelectual elevado.

En base a esta idea surgieron otras propuestas como las conocidas Inteligencias Múltiples de Howard Gardner que trataban de ofrecer un punto de vista distinto incluyendo otros ámbitos de la inteligencia más allá del Cociente Intelectual.

Estos antecedentes crean el contexto ideal para que el término Inteligencia Emocional aparezca con fuerza y se establezca en la psicología como el ingrediente principal del éxito y la satisfacción personal en la vida.

La importancia de las emociones en nuestra vida 

A lo largo de nuestra vida tomamos distintas decisiones y muchas de ellas no obedecen de manera directa a un análisis racional y exhaustivo de una determinada situación. En muchas ocasiones nos basamos en nuestras propias emociones para decidirnos entre dos opciones. En base a esto es importante comprender qué estamos sintiendo y qué queremos conseguir en base a la información que extraemos de nuestras propias emociones.

Esta información nos permitirá tomar decisiones más alineadas con nuestras emociones más allá de un análisis racional de la situación.

Características de la inteligencia emocional

La inteligencia emocional nos permite comprender de qué manera podemos tener una influencia adaptativa sobre nuestras propias emociones y sobre las emociones de los demás.

Daniel Goleman hace una división de la inteligencia emocional en los siguientes cinco componentes:

Autocontrol emocional

El autocontrol emocional o la autorregulación es uno de los componentes más importantes de la inteligencia emocional ya que nos permite ser reflexivos y nos impide dejarnos llevar por nuestros impulsos ante determinadas situaciones.

Conocerse a uno mismo 

Es complicado tomar buenas decisiones cuando no sabes realmente qué es lo que quieres ni cuáles son tus prioridades vitales. El primer paso para tomar decisiones acertadas es tener un conocimiento profundo sobre cuáles son tus necesidades y tus valores en un momento determinado. 

Automotivación

La capacidad de motivarnos a nosotros mismos, más allá de los resultados, es un factor esencial que nos permite alcanzar aquello que estamos persiguiendo. La automotivación nos permite enfocarnos en las metas en lugar de en los obstáculos y nos hace ser optimistas ante los problemas. En este sentido es muy importante la capacidad de desarrollar motivación intrínseca.

Empatía

La empatía es la capacidad de reconocer y entender las emociones de los demás. Esta característica nos permite desarrollar relaciones más estrechas y duraderas con las personas que nos rodean.

Habilidades Sociales

Las habilidades sociales e interpersonales nos permiten desarrollarnos tanto personalmente como profesionalmente. En este sentido, la inteligencia emocional nos ayuda a pensar primero en las causas que desencadenan la conducta de los demás en lugar de en nuestras propias emociones. Con este conocimiento podemos dar una respuesta más adecuada y adaptada al contexto de interacción. Además las habilidades sociales nos ayudan resolver conflictos de manera más efectiva y también nos permiten influir sobre los demás.

Cómo desarrollar tu inteligencia emocional

El desarrollo de la inteligencia emocional requiere práctica y trabajo. No es algo que se aprenda de forma rápida mediante la lectura de un libro de autoayuda. Es necesario un trabajo constante para aprender a ser una persona más proactiva, reflexiva y asertiva.

Al igual que existen estudios que sostienen que incrementar el cociente intelectual es prácticamente imposible, en el caso de la inteligencia emocional ocurre algo distinto. Está comprobado que la inteligencia emocional mejora con los años y esto está muy relacionado con la maduración y el aprendizaje que obtenemos a través de nuestras propias experiencias.

Además, la ayuda profesional puede suponer un impulso muy importante a la hora de desarrollar nuestra inteligencia emocional. En este sentido existen estudios que demuestran que algunos programas de formación son capaces de mejorar la inteligencia emocional en un 25% y la capacidad de aprender empatía y gestión emocional en un 35%.

También es muy importante el hecho de contar con alguien que nos ofrezca feedback acerca de nuestro nivel de inteligencia emocional ya que se ha demostrado que solemos cometer errores a la hora de evaluarlo por nosotros mismos.

En lo referente a las técnicas para desarrollar la inteligencia emocional, se ha comprobado que las que mejores resultados ofrecen son las basadas en la terapia cognitivo conductual y en aquellas que mejoran la capacidad de aceptar y perdonarte (técnicas autocompasivas).

Please follow and like us:
Facebook
Sin Comentarios

Deja tu Comentario

Política de privacidad *

Soy Pilar San Policarpo del Val y seré la responsable de tus datos, tus datos se guardarán mi hosting 10DENCEHISPAHARD, S.L. Podrás ejercer Tus Datos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir en pilarsanp@cop.es. Si quieres más información visita mi Política de privacidad.